Me estoy divorciando, ¿Qué hago con mi seguro de GMM?

Gastos médicos divorcio
Comparte este artículo ... guárdalo o imprímelo

Un seguro de gastos médicos mayores (GMM) es simplemente un “contrato” entre dos partes; una de ellas es el “Contratante” de la póliza y la otra será la compañía de seguros que ofrece sus servicios. En un seguro de gastos médicos mayores, la figura de “Contratante” es quien se responsabiliza del pago del mismo y quien autoriza los cambios que pudiesen generarse en el contrato. Inclusive, en un determinado momento, puede autorizar su misma cancelación o dejar de ser el “Contratante”.

Si una persona tiene un seguro de gastos médicos bajo la modalidad “individual familiar” ya sea que esté casada y tenga hijos e inicia un proceso de divorcio, debe saber hacer frente a los cambios necesarios para evitar la pérdida de derechos o incumplir con las obligaciones con su seguro, ya que esto ocasionaría la pérdida de beneficios del mismo.

La principal obligación del contratante, como ya se mencionó anteriormente, es el “pago de la póliza”,  en forma y tiempo. El principal objetivo del seguro de gastos médicos es mantener protegido al contratante por la pérdida económica que pudiese ocasionarle un accidente o una enfermedad de un gasto mayor a su capacidad económica, lo que se conoce como un gasto médico “mayor”. Si algún miembro de la familia, que forma parte del seguro, está recibiendo los pagos del tratamiento de alguna enfermedad, conviene seguir cumpliendo con el contrato a fin de no perder dicho beneficio.

Por costumbre, en una póliza de seguro de gastos médicos familiar, el contratante es el “Padre” de familia. Adicionalmente, la “Madre” funge como cónyuge del titular contratante y los hijos como asegurados dependientes del contratante. Sin embargo, es bueno saber que únicamente el “contratante” puede autorizar cambios a la póliza.

Si, por ejemplo, en el caso de que el varón sea el contratante, pero la mujer quisiera ser la “nueva” contratante y tener con ella a sus hijos en la póliza. ¿Qué se debe hacer? Por lo general, en un divorcio con hijos, ambos son responsables de las decisiones que están tomando y ambos serán responsables (o por lo menos, se entiende que “deberían de ser”) de los hijos.

En una situación poco común, donde ambos se quieren responsabilizar por ellos mismos y sus hijos, lo ideal es que la póliza, con la autorización del “contratante”, se divida en dos o tres pólizas. En una de ellas, puede quedar el esposo como contratante y asegurado. En otra, pudiese quedar la esposa con los hijos, aunque yo recomiendo que busquen una compañía que les permita dejar a la mujer sola en una póliza como contratante y asegurada. Y otra póliza para los hijos, quedando ella como la nueva contratante. Este cambio, así de simple y que se solicite con el debido tiempo a la Compañía de Seguros,  ahorrará muchos malos entendidos y dolores de cabeza a ambos y dejará protegida a toda la familia. Este sencillo cambio en la estructura de la póliza, podrá hacer posible que cada persona se responsabilice por su propia póliza y haga los trámites necesarios a tiempo, de manera que la mantengan vigente y reciban los beneficios de la misma, sin que se vea  la póliza disminuida en los derechos que se hayan generado con el paso del tiempo.

Uno podría plantearse diversas interrogantes hasta este punto. Tal vez algunas como las siguientes: ¿Pero, qué pasa si yo como nuevo contratante me responsabilizo por pagar la póliza? ¿De dónde obtengo los recursos para seguirla pagando?  ¿Qué pasa si ya no tengo recursos para seguirla pagando y no quiero que mis hijos pierdan los derechos de su póliza? O, si existe algún nuevo  siniestro, ¿Quien deberá ahora autorizar los trámites con la aseguradora? O quizás se pregunte: ¿Quién debe autorizar los trámites que iniciaron siendo contratante mi esposo?

Bueno, es un buen tema para ver a detalle en nuestro siguiente artículo…

¡Hasta la próxima!

Crédito de la foto: visualhunt

Sergio Cordero on sabemail
Sergio Cordero
Me llamo Sergio Cordero Ayala, nací en el Distrito Federal, radico y trabajo en la ciudad de Querétaro desde hace 20 años. Estudié para piloto privado, dejé emocionante profesión para incursionar en los negocios. ¡Soy un Cristiano feliz!, casado en segundas nupcias con dos hijos independientes. Soy agente de seguros, me especializo en seguros de gastos médicos mayores colectivos e individuales, los cuales me apasionan. Mi empresa se llama COAS SEGUROS, Agente de Seguros. Trabajo de forma independiente con varias compañías aseguradoras.

Deja un comentario