Me voy a divorciar ¿cómo se lo explico a mis hijos?

Me voy a divorciar ¿cómo se lo explico a mis hijos?
Comparte este artículo ... guárdalo o imprímelo

Cuando una pareja toma la decisión de separarse, una de las primeras preguntas que surge es ¿cómo impactará esto a mis hijos?. Es un hecho que una separación o divorcio afecta a los niños de diversas maneras, sin embargo depende de los padres y de su habilidad para manejar la situación, que los niños salgan lo menos afectados posible.

Existen algunas parejas que deciden permanecer juntas por el “bien” de los niños, y esto en la mayoría de las veces resulta contraproducente, ningún hijo es feliz en medio de un matrimonio infeliz.

El enfoque que se dé a los niños acerca del divorcio, puede hacer la diferencia entre un trago amargo pero pasajero, o una infelicidad permanente para ellos.

Por este motivo, hay que evitar meter a los niños dentro del conflicto. Es importante para su estabilidad emocional, que los padres sepan diferenciar entre el rol de pareja y el papel de padres.

¿Cómo puedo darles la noticia a mis hijos?

Es necesario que los niños sean informados de la separación de manera adecuada, por boca de los padres y no por terceras personas, de preferencia ambos progenitores juntos; considerando la edad de cada uno y evitando hablar mal de alguno de los padres.

Un mensaje que puede ser útil con los más pequeños es “papá y mamá van a vivir en casas diferentes para que no se peleen tanto, pero los dos te queremos mucho”. Quizá los adolescentes tengan más dudas y necesiten más explicaciones.

Existen algunas consideraciones básicas para explicar a los niños el divorcio, con las que facilitaremos y apoyaremos a la adaptación y asimilación de la situación.

1. Hable con claridad

Explique al niño que cuando lo padres toman la decisión de divorciarse no hay vuelta atrás, evite que el niño viva la fantasía de un reencuentro en la pareja.

2. Explique el significado del divorcio y las consecuencias

Proporcione suficiente información para que el niño esté preparado para los cambios que se van a dar en su vida. Intente responder a sus preguntas de la forma lo más sincera posible. Recuerde que los hijos no necesitan conocer todos los motivos que hay detrás del divorcio (sobre todo, si eso implica culpar a uno de los padres).

3. Evite sentimientos de culpa

La mayoría de los niños se sienten culpables incluso después de que los padres se lo nieguen. Usar frases como “mamá y papá han tenido problemas, no estamos de acuerdo en ciertas cosas y eso crea conflictos, aun cuando algunos de los temas son acerca de ti, no significa que tú seas culpable”

4. Acuerden rutinas similares

Los niños necesitan seguir rutinas para sentirse seguros y tranquilos, los hábitos repetitivos ayudan a construir un equilibrio emocional. Considerando el clima de inestabilidad que genera el divorcio, las rutinas en ambas casas y con ambos padres son fundamentales.

5. No bloquees la relación de tu hijo con el otro progenitor

Lleguen a acuerdos sobre los días y horarios de visita, sea flexible y propicie una sana relación. El niño necesita de ambos padres para un desarrollo emocional sano.

Crédito de la foto: Andy Malmin a través de flickr.com

ETIQUETAS: ,
Fernanda Peñalva
Soy Licenciada en Psicología con Especialidad en Orientación y Desarrollo Humano y Especialidad en Psicoterapia Infantil. Actualmente estoy cursando la Maestría en Terapia de Familia. También soy Terapeuta Floral del sistema Bach, Guía PECES certificada por la Universidad de Chicago, acompañando a padres y maestros en la gran labor de educar con amor y comprensión desde el 2009. Trabajo con niños y adolescentes en espacio terapéutico y en el ámbito escolar.

Deja un comentario