Hijos de padres divorciados, ¿Víctimas?

hijos de padres divorciados
Comparte este artículo ... guárdalo o imprímelo

Muy probablemente sin darte cuenta de cómo hiciste, has logrado divorciarte. En la mayoría de las ocasiones este tiende a ser un proceso largo y agotador a pesar de que este se haya dado de manera voluntaria, pero si en tú caso fue necesario iniciar proceso jurídico, demandas y todo lo que ello conlleva habrá sido mucho más complejo y difícil.

Muchas personas al recibir la sentencia del juez sienten como si se les fuera un peso de encima relajándose de haber terminado con tan larga tarea, sin embargo, sólo es el principio de un cambio de vida porque en definitiva las cosas siguen.

Si no hay hijos el cambio en tu vida será más fácil ya que sólo tendrás que pensar en lo que tú deseas y necesitas, pero si hay hijos las cosas en casa cambiarán drásticamente. Ahora, no sólo habrá que enfrentar los desafíos que el hogar impone sino también los desafíos de la crianza y los sentimientos que se habrán podido gestar a través de esta separación: o bien tú eres el malo o es la otra parte.

Definitivamente, esto complica las cosas porque aunado a todo lo anterior también nos toca lidiar con hijos que se sienten enojados, tristes, defraudados y que no desean cooperar como una forma de manifestar sus sentimientos convirtiendo el hogar en un frente de guerra: discusiones por cualquier motivo insignificante, mala actitud en casa, faltas de respeto y problemas académicos por mencionar algunos. Si esto se junta con tus propios sentimientos y emociones negativas no tardará en explotar la bomba.

Por lo general, los padres se vuelven condescendientes a las conductas de los hijos o bien les consienten ciertas solicitudes porque se tiene la idea de que está sufriendo. El famoso “déjalo porque sus papás se acaban de separar”. Si bien para nadie de la familia vivir este proceso es fácil también es importante no olvidar el lugar de cada cosa. No olvidar que habrá situaciones complejas en la vida de tus hijos y que de ellas deben de aprender, que la vida sigue con sus reglas, sus actividades y que a pesar de todo lo difícil que sea este proceso para la familia siguen existiendo normas en casa y TU eres la autoridad no eres ni su amigo ni su psicólogo. Eres su mamá/papá que va a dictar el camino de ahora en adelante. Es como si tus hijos fueran como el agua que golpea la superficie de un recipiente con tal de que este ceda a sus caprichos. Si el recipiente se derrumba el agua se desbordará y entonces si habrá problemas.

Si observas a tu hijo decaído, agresivo, con problemas en la escuela, que deja de comer, que se muestra ansioso o con conductas que antes no presentaba, busca ayuda profesional que le pueda dar a tu hijo un espacio para hablar sobre sus emociones y que te pueda orientar sobre cómo apoyar a tu hijo. No te conviertas en este “aliado” que sólo confundirá más a tu hijo enviándole mensajes como “pobre de ti” y al mismo tiempo “es que nunca haces nada en casa” ¿te suena familiar?

Crédito de la foto: Wondermonkey2k a través de flickr.com

Clara Chavarín
Soy orgullosamente egresada de la facultad de psicología de la UAQ y de la maestría en Terapia Familiar de la UVM. Por el momento estoy estudiando Terapia Breve que es fascinante e interesante. Trabajo en la Procuraduría del DIF del municipio de Corregidora en Querétaro donde me dedico a hacer varias cosas: dar terapia psicológica de manera individual, terapia de pareja, realizo peritajes psicológicos para facilitar procesos de custodia y divorcio así que, si requieres asesoría de este tipo con mucho gusto podré ayudarte.

Deja un comentario