La soltería se disfruta y la relación se respeta

Condición de soltero
Comparte este artículo ... guárdalo o imprímelo

Si bien, la soltería se ha convertido en una nueva forma de vida, como un resultado de tantos divorcios legales y acordados. Esta condición de soltero conlleva a ser, a veces, rechazado por tus colegas, compañeros y amigos, porque ellos están casados o juntados. Para ellos puedes llegar ser considerado un “demonio” o “satanás”. Una persona que trae consigo la tentación que puede sonsacar a cualquier alma bien comportada como la de ellos. Puede que te saquen la vuelta, te huyan al verte y al ver tu condición de soltero, seguro piensen que no tienes nada que te preocupe mañana, ni mujer que te reclame, o niños que cuidar. Y claro, como es la costumbre mexicana, tú quieres charlar y tomar un trago o salir a cotorrear con tus cuates, pero la situación está invertida ahora. Tú eres el único de tu grupo de tus amigos que permanece soltero.

Tus “compas” no pueden, no tienen tiempo o prefieren pasar el tiempo con su familia. Qué difícil se vuelve conseguir amigos con quienes pasar un buen rato. Parece que no queda más que resignarse a la soledad. Pero no, no es así, dentro de toda la gama de oportunidades que existen en la soltería, la más importante es la seguridad y la confianza en ti mismo. Conocer nuevos amigos siempre es interesante, intrigante y muy bueno para cualquier ser humano, recuerda “ningún hombre es una isla”; además de que descubres facetas tuyas que no conocías.

Pero bueno, existen ventajas y desventajas de estar casado o soltero y las más evidentes son la independencia, la libertad y la autonomía. Qué bien se siente ser libre, soberano y autónomo ¿no? Pues eso termina al casarse, qué gris se vuelve todo el panorama con la responsabilidad, la obligación y la subordinación del matrimonio. Seguro que si logras sonsacar a tus amigos
la pasarán muy bien, recordando viejos tiempos, de eso no hay la menor duda, pero estos elementos sociales los preparan mentalmente para alejarse de ti, pues son susceptibles a seguirte el juego. No vayan a tomar una decisión de la cual se puedan arrepentir más tarde junto con los reclamos de su pareja. No se vale, que este tipo de cosas nos limiten a dejar de lado a nuestras amistades y los buenos momentos de la vida.

Esto es domesticar al ser humano, también él se vuelve a un ritmo sedentario el cual lo va atando más y más a su casa y su familia. Porque dejar de lado esta vida social, como bien dicen en la actualidad “la soltería se disfruta y la relación se respeta” porque cambia todo el rol social cuando las responsabilidades mutuas se ponen sobre una balanza. En fin, hay muy pocas personas que pueden ser totalmente desapegadas a ello y otras no tanto. Tal vez es un código genético que nos hace reaccionar diferente a cada ser humano. Falta mucho por alisar en este campo y creo que es un excelente objeto de estudio. Por lo cual todos debemos voltear la mirada y tener en cuenta que si la familia es el núcleo social, procurar que el núcleo sea un núcleo saludable y balanceado donde prevalezca la igualdad y el respeto de sus integrantes. No hay que limitar nuestras expectativas de vida, siempre hay que buscar más, más en todo, indagar más y perseverar. Ten en cuenta que “la perseverancia es la virtud por la cual todas las otras virtudes dan su fruto”.

Crédito de la foto: visualhunt

Mauricio Javier Olalde y Ramírez
Soy oriundo de la ciudad de Querétaro, nací un septiembre de 1984. De niño me interesó el dibujo, la pintura, y las ciencias locochonas. Melómano por naturaleza y amante de la música. Estudié flauta transversal en la Universidad de Querétaro. Soy un viajero nato y de corazón alegre, me encanta conocer lugares nuevos, tradiciones, pueblos, gentes, comidas y bebidas. Curso la Licenciatura en Francés pues, aunque un poco tarde; me atraparon las letras, los idiomas y sobre todo las culturas.

Deja un comentario